Un pozo de multiculturalidad

Nea Kavala se ha convertido en un pozo de multiculturalidad y a pesar de que sigue siendo un campo de refugiados con  unas pésimas condiciones, hay ocasiones en que la vida y el comportamiento de sus habitantes es una revolución. Comida siria, afgana y africana unieron a gentes muy diversas a convivir y disfrutar juntxs el día. Abril, 2017. Foto: Annabel Roda
Anuncios