Serres, yadizíes y fútbol.

IMG_8107.JPG
Campo de refugiados, Serres (Grecia). Noviembre 2016. Annabel Roda

Son más de 20 campos de refugiadxs los que se extienden a lo largo de la región de Tesalónica en el norte de Grecia y más de 60 en el resto del país heleno. Nuestra acción se centra principalmente en el campo de Nea Kavala, sin embargo desde el pasado Agosto con We Are Here viajamos dos veces por semana al campo de Serres.

Describir quiénes son los habitantes de este campo no es tarea fácil, y resumir la complicada historia de una comunidad que lleva miles de años resistiendo y transmitiendo su cultura de generación en generación. Os aconsejo leer este noticia para conocer un poco mas sobre este pueblo: “¿Quiénes son los yazidíes y por qué los persiguen?”

Las condiciones de vida en este lugar son probablemente de las más duras que podemos encontrar en los diferentes campos. Una parte de las familias sigue viviendo en tiendas de campaña sin ni siquiera suelos que los aislen de las frias piedras, y otras se hacinan en un viejo edificio, igual de frío, con el suelo constantemente empapado y un olor que se incrusta en la garganta. Todo lo demás es una pequeña cocina comunitaria y unos baños sin agua caliente, insuficientes para el número de personas que conviven en ese recinto.

El campo de Serres es una parada más en su odisea, que se divisa más calmada y más llevadera, pero cuyo camino aún se presenta largo.  Las temperaturas no paran de bajar, los fuegos dentro de las tiendas intentan mantener la esperanza encendida, pero las montañas sueltan su aliento helador cada noche, y el sueño no se concilia. La imagen de los containers que llegaron en septiembre, que siguen posados al lado del campo y que no pueden ser usados aun por cuestiones principalmente burocraticas, arrastra los animos hacia ninguna parte.

Las buenas noticias son que la implicacion de la poblacion local es admirable, y que el pueblo yazidi todavia no se rinde. Aquí os dejo algunas fotos del día de ayer. El club de fútbol de Serres invitó a lxs refugiadxs a ver un partido, y griegos e iraquíes se sentaron juntos para disfrutar del mismo espectáculo, mostrando que la solidaridad internacional todavía existe.

Annabel e Isa.

Winter is coming…

Exif_JPEG_420

El invierno aprieta, y especialmente las noches se están volviendo frías. Los containers en Nea Kavala son cajones de metal donde los sueños se congelan, los niños tiritan sin poder dormir y la electricidad sigue sin llegar (oficialmente). La consecuencia directa de esto son cableados peligrosos que generan conflictos, pues no pueden llegar a todxs, un punto de electricidad común que está saturado y protestas frente a las oficinas de ACNUR.

Por nuestra parte, el equipo de voluntarixs que trabajamos en el Centro Comunitario hemos recaudado y juntando fondos y estamos intentado combatir al frío, y ya que no podemos llevar calefacción a cada familia, nos hemos centrado en mejorar el espacio común. Paneles de espuma, plásticos, muchas arandelas, un poco de música, y un montón de energía. Por supuesto, no falta ayuda por parte de la gente del campo, y juntxs trabajamos rápido en los descansos para no interrumpir las actividades.

Necesitamos ayuda más que nunca, NECESITAN ayuda más que nunca. OTRO invierno viviendo en un campo es duro, también a nivel emocional. Cualquier duda sobre como colaborar, contactadnos.

Isa.

Exif_JPEG_420

Pensarnos, cuestionarnos.

 

img_8135
Campo de refugiadxs, norte de Grecia. Octubre, 2016. Annabel Roda.

A veces es difícil no perder el rumbo, no normalizar la situación, no transformar el Centro Comunitario en un campamento de verano. A veces es difícil mantener en primera línea de pensamiento por qué estamos aquí, a veces la lucha política se decolora. A veces hay que estrechar manos que no son aliadas verdaderas, a veces la situación te obliga a jugar mejor tus cartas. Pero lo importante es que al final del día, seguimos teniendo claro quién somos y qué queremos, o al menos seguimos teniendo claro que no hay nada claro, y que nuestro arma más potente siempre será la crítica, nuestra propia crítica, las tensiones, los dilemas, las rabias. Sonreír es importante, pero pelear por conseguir motivos para hacerlo lo es más.

Lo que no podemos olvidar nunca es que tras las voluntarias debe haber una base política, una conciencia revolucionaria, una visión global y sistémica. Estos días estamos encontrando espacios para leer, para debatir, para cuestionarnos, para pensarnos. Para observar hacia dentro y hacia delante. Para nosotras es fundamental la teoría, pues solo desde ella se puede construir una práctica transformadora.

Isa.

Despertando fotógrafxs

Comienzo de un taller de fotografía en el centro comunitario We Are Here en el campo de refugiados de Nea Kavala

img_9838
Taller de fotografía. Campo de Nea Kavala. Grecia

Las tardes de los miércoles se están convirtiendo en el Community Center de Nea Kavala en tardes de cámaras, selfies y puntos de vista nunca antes explorados.

La fotografía es un lenguaje mundialmente comprensible indistintamente de las diferencias culturales o lingüísticas, es también un medio de unión en una comunidad a la vez que, una herramienta de desarrollo personal. Partiendo de esta base, desde hace tres semanas hemos empezado un taller de fotografía dirigido adultos. Nuestra meta final es conseguir que conozcan otra disciplina artística -cuyos conocimientos pueden aplicar en su día a día con sus móviles-, pero que vaya más allá y  tenga una repercusión en el campo. Así que flota en el aire que los resultados de este taller se fragüen en una exposición o exposiciones dirigidas a todos los habitantes de Nea Kavala ¿Quién mejor que lxs propixs refugiadxs para mostrar la realidad que viven en el campo? ¿Quién mejor que ellos para crear y reforzar la unión de los habitantes de Nea Kavala?

De momento, sólo se han llevado a cabo tres sesiones en las que no ha faltado el interés y las ganas de disparar la cámara. Una motivación que nos anima a seguir preparando material innovador y curioso para las futuras sesiones y de las que iremos mostrando el progreso de los participantes.

Annabel

Y de construcción va la cosa…

14914547_10153832340201933_601049884_n
Grupo de voluntarixs de We are here, campo de Nea Kavala (Grecia).

No sólo los contenedores necesitan prepararse para el invierno… ¡Nuestras propias, pequeñas y modestas instalaciones también necesitan revisión! Hemos empezado con el Women Space, porque las condiciones eran pésimas y la lluvia nos obligaba a cancelar las actividades. El siguiente paso será mejorar el techo del Centro Comunitario cubriéndolo con plásticos resistentes al agua, y aislar las paredes de las clases para que el frío no nos impida currar. Vamos poco a poco, mano a mano, comprando lo que podemos y taladrando al ritmo de la música.

Siendo conscientes del trasfondo político que justifica la existencia de los campos, y de la dimensión global y sistémica del problema, hemos asumido colectivamente que el invierno y los campos de refugiados en Grecia son una realidad en la que se hace necesario intervenir. Por ello, debemos invertir en unas infraestructuras que nos permitan seguir adelante con el proyecto educativo y cultural We Are Here.

Desgraciadamente, en este sistema casi por todo hay que pagar, y como voluntarias el dinero suele ser un problema. ¡Así que os animamos a colaborar económicamente y echarnos una mano a seguir construyendo!

En estas fotos podéis haceros una idea de como luce nuestro Women Space, y del nuevo equipo maravilloso que ha llegado para quedarse.

 

14787522_10153832393836933_1901352811_o
Aislamiento del espacio de mujeres. Campo de Nea Kavala, Grecia.
14858818_10153832393696933_1583608594_o
Aislamiento del espacio de mujeres. Campo de Nea Kavala, Grecia.

 

 

 

Puntas, puntas, tornillos, tornillos.

El invierno se acerca, y el frío se empieza a sentir. Las buenas noticias son que más de una centena de contenedores de obra han llegado a Nea Kavala, y la gente poco a poco abandona las tiendas para reubicarse en sus nuevos “hogares”. El principal problema es que los contenedores llegan literalmente vacíos: sin electricidad, sin agua, sin armarios/mesas/sillas/estanterías… Familias de ocho miembros en una sola “habitación”. Por el momento, siguen con baños químicos y duchas comunes de agua fría. Y la falta de cocina y calefacción atormenta las cabezas de muchxs.

Lo que resulta increíble es la capacidad de inventiva, trabajo y coordinación entre las familias del campo. Con los restos de las tiendas, con los suelos de madera que ya no necesitan, con los pocos recursos que han conseguido acumular en estos meses, con dos taladros y dos radiales que hemos comprado desde We Are Here, están construyendo habitaciones, estanterías, recibidores, cocinas fuera de los contenedores.

Nuestro papel, aparte de espectadores atónitos, es facilitarles lo necesitan y podemos conseguir, y de vez en cuando echar una mano con las mudanzas o la carpintería.

Vuestro papel, ahora más que nunca, se vuelve fundamental. Necesitamos puntas, necesitamos tornillos, necesitamos herramientas. Llevamos una semana comprando kilos y kilos de puntas y tornillos que distribuimos en el Centro Comunitario, también dos taladros y radiales comunes, martillos y destornilladores. Lxs refugiadxs saben que, como voluntarias, los recursos que les podemos dar son pagados con dinero que viene de muchos pequeños lugares, de muchas pequeñas personas, y la paciencia en las colas, la conciencia de coger solo lo que necesiten y la ayuda mutua entre familias es fascinante.

Ayúdanos a mantener el pequeño supermercado de NeaKavala, donde el dinero no existe y las puntas construyen dignidad!

 

14859472_10153832341691933_2003982929_o-1
Material de construcción distribuido con el dinero recaudado en el V Roble Roble. Campo de Nea Kavala, Grecia.

 

 

De superheroínas y superhéroes

~

neakavalaheroes

 

El sábado el Centro Comunitario WE ARE HERE recibió, como cada semana, a niñxs de todas las edades, con los que hicimos cuatro talleres de manualidades diferentes. Convertimos bolsas de basura en capas, vasos de plástico en teléfonos y dragones, pinzas de la ropa en dragones y creamos máscaras. Un cóctel que llenó la mañana de alegría y diversión para los más peques del campo (y para algún padre que se acercó con ganas de jugar). Por un día, se vistieron de superhéroes y superheroínas y nos demostraron una vez más que todxs ellxs son ya superhéroes, pero que de vez en cuando hay que sacar la capa del armario.

De momento, los sábados intentamos que sean una mañana diferente al resto de los días. Buscamos llevar cotidianidad y un ambiente seguro para lxs niñxs. Por ello, enfocamos el final de la semana hacia el arte y el desarrollo del sentimiento de comunidad. Esta vez, todos los materiales adquiridos han sido pagados con parte del dinero recaudado en el concierto Roble Rock.

Seguimos trabajando y estrujándonos los sesos para desarrollar nuevos juegos y actividades y construir un espacio acogedor para estxs chavales, que han tenido la mala suerte de encontrarse con una guerra creada por un sistema del que no queremos ser parte.

Annabel e Isa.

neakavalaheroes3