Agosto, Parte II: Los que llegaron

Un concepto, una idea, una palabra: PARAMYTHADES. Seis nombres, seis personas (y muchas más): Pau, Lola, Alicia, Marc, Elena y Manar. Una pequeña gran revolución. O un millón de revoluciones interconectadas.

Música, teatro, baile, cuerpo, arte, desahogo, emociones, herramientas, motivación, risas, introspecciones, des-oxidación, despertares, aperturas, construir, deconstruir, crear, soltar, LIBERAR.

Hay gente que deja brillo allá por donde pasa, y hay gente que además consigue sacar el brillo de lxs que les rodean. Paramythades llegó, sacudió el polvo y descubrió lo que había debajo. Sería imposible (o al menos tedioso de escribir y de leer) resumir con detalle todas las actividades que se condensaron en quince días. Un proyecto con meses de trabajo de fondo que llegó a NeaKavala en el momento preciso. Intentaré dar unas breves pinceladas para transmitiros, al menos, la silueta.

Espacio de mujeres, o como cuidar la mente a través del cuerpo.

Todos los días, de lunes a sábado, después de las clases de inglés se creó una rutina de trabajo corporal en el espacio de mujeres. El baile, la relajación, los estiramientos, y la siempre necesaria música crearon un ambiente de desconexión y ayudaron a continuar facilitando unión y empoderamiento entre las mujeres. Además, por las mañanas se realizó un pequeño taller para aquellas mujeres que estaban interesadas en constinuar liderando las actividades cuando las voluntarias volvieran a casa.

 

Psicomotricidad para lxs más pequeñxs, o como despertar cuerpos que, ante la barbarie, han decidido hibernar.

Por las mañanas, lxs niñxs de menos de 5-6 años, que no asisten a las clases, se juntan sobre una lona azul para movernos al ritmo de la música, activar articulaciones, trabajar en el control de los movimientos, estimular la imaginación y la capacidad de imitación. ¡Descrubrimos que tenemos dos pies, diez dedos, que los hombros se mueven en todas las direcciones del espacio! Y terminamos las sesiones con una cadena de masajes en la que paseamos al zoológico.

 

Música, música y más música. Nunca un chelo estuvo tan vivo.

Pau, el hombre con un chelo unido a su cuerpo, trajo el espectáculo musical a NeaKavala. A veces planificado, a veces improvisado, repartió partituras y carcajadas indiscriminadamente. Y, por supuesto, nos ayudó a descubrir nuevos talentos musicales en el campo.

 

Escosirak, un proyecto sin límites, o la vida es puro teatro.

A nivel personal, Escosirak sea posiblemente el rincón más poderoso de NeaKavala. Lo que empezó como un taller de teatro, sin niguna pista de como podía ser recibido, se ha transformado poco a poco en un pequeño universo paralelo que funciona como herramienta de transformación interna y como intrumento brutal de visibilización. El arte más vivo que existe ha plantado su semilla, y está repartiendo vida para juntxs exigir que se ponga fin al aniquilamiento de las vidas que han sido condenadas a vivir en los márgenes.

Paramythades ha sido el empujón necesario para que un millón de ruedas comiencen a girar, uniéndose y transformando a pequeñísima escala una situación que no debería de existir. Gracias, gracias y gracias. Y a seguir rodando.

Isa.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s